Una exclusiva vida para los viejos móviles inteligentes… y a competir nuevamente

El finalizado y tan singular 2020 fué el primer año en que se han vendido menos móviles inteligentes con en comparación con año previo. Salvo una salvedad: la de los plataformas de segunda mano, cuya comercialización ha incrementado un 9,2%, según datos de la asesora IDC. Se conocen como teléfonos reacondicionados, ya que son restaurados antes de regresar al mercado.

La venta de esta clase de plataformas tiende a ser algo que algunos desarrolladores de teléfonos hacen con una doble función. De un lado, incentivan a sus individuos al proporcionarles dinero por su viejo dispositivo para comprar otro mucho más moderno. Por otro, hacen más fácil la economía circular al producir menos restos y ser mucho más respetuosos con el medioambiente.

banner haren

Por servirnos de un ejemplo, Apple tiene su programa Trade In, a través de el que un usuario puede dar un dispositivo viejo en lugar de una rebaja directo si consigue un terminal de esa compañía, si bien mucho más de hoy, o una tarjeta obsequio (para gastar en su Apple Store). Y si el dispositivo que deja está en buen estado, los desarrolladores se dedican a enviar a reacondicionarlo para ponerlo nuevamente en venta. Si, por contra, es bastante viejo las compañías lo reciclan.

Según los causantes de Apple, en el momento en que se reciclan estos plataformas la mayoría del aluminio recuperado se usa para crear las carcasas de otros artículos, como los portátiles. Y el cobalto de las baterías se utiliza para hacer otras novedosas. Hablamos de una forma de eludir que se deban continuar sacando materiales y minerales de la tierra.

Desde 2017 los desarrolladores están obligados en España a agarrar los viejos modelos electrónicos de los clientes y, además de esto, a seguir a su reciclaje en el momento en que por el momento no tienen vida útil. Se estima que un móvil tiene la posibilidad de tener hasta 40 de los metales recogidos en el sistema periódico: unos básicos como el cobre y el estaño;otros particulares como el cobalto, el indio y el antimonio; y otros hermosos como la plata, el oro y el paladio. La extracción de varios es costosa y escasa, con lo que este ámbito de restos es considerado ahora como una manera de minería urbana.

Pero, ¿de qué volumen de móviles inteligentes viejos estaríamos comentando? Según una investigación del portal ReBuy, los teléfonos de esta clase arrinconados en España podrían tener un valor grupo de venta (por los metales que aún llevan) de prácticamente 115 millones de euros, cifra que se elevaría a 1.900 millones si tenemos en cuenta todos y cada uno de los gadgets dejados a un lado en los 27 Estados de la UE. Cada individuo que vive en España tiene prácticamente un móvil inteligente en empleo (la tasa per cápita es de 0,91) y otro en el cajón (0,97), lo que supondría 45,4 millones de plataformas que solo estarían ocupando espacio.

Otra forma de llevar a cabo marca

Es tal el negocio que hay cerca de los móviles inteligentes reacondicionados que han surgido compañías que aun hacen negocio con ellos. Es la situacion de Smaaart, una compañía francesa que ha iniciado su desarrollo de internacionalización apostando por España, tras haber vendido mucho más de 90.000 plataformas en Francia.

En vez de comprar los teléfonos a los clientes, compra los móviles inteligentes a operadoras y a compañías. «Asimismo los adquirimos de organizaciones que recogen los restos electrónicos como lavadoras, pequeños electrodomésticos y ‘teléfonos inteligentes’», comentan.

Los consiguen de todas y cada una de las fabricantes. «Carecería de sentido obtener solo ciertas», señalan desde la compañía. En el momento en que llega un móvil inteligente, valoran si tiene un S.O. que se puede actualizar –de lo contrario va al reciclaje de sus elementos–, y si tienen la posibilidad de o no recobrar el dinero que dedican a arreglar y reacondicionarlo. Una última opción es utilizar las piezas del terminal para arreglar otros móviles inteligentes.

Tras ‘regresarles a la vida’, los plataformas reacondicionados se venden con su vieja marca pero en cajas con el logotipo de Smaaart. Desde la compañía lo justifican en que son ellos los que acreditan que estos teléfonos de segunda mano son 100% funcionales y están asegurados, con piezas y mano de obra de la compañía. En verdad, se comercializan con una garantía de entre 12 y 24 meses, o sea, un período semejante al periodo asegurado que se frecuenta prestar con varios teléfonos móviles inteligentes nuevos.

Comprar Leggins
banner-abk