Tres quinquenios estrechando el círculo

La temporada dorada del baloncesto pacense sucedió con el amateurismo, allí por los 70, en el momento en que solo el hecho de no tener una cancha cubierta le apartó de la máxima categoría. Después llegaría el profesionalismo de los 80 y los 90, el acompañamiento de instituciones y compañías o los proyectos mucho más adinerados para designaciones como PADEBA, BBC o Círculo Badajoz, nuevamente bordeando lo que hoy día sería la ACB. Pero el dinero se difuminó, los políticos fueron leales a su condición de políticos, y las compañías desaparecieron, aun la hinchada, con lo que el Círculo ponía fin a su vida allí por el 2003. En solamente un par de años, un conjunto de resilientes encabezado por Antonio Correa y Juan Grutas eligieron rebrotarlo, más allá de que distanciado de las ideas desmedidas y orientándolo en única hacia la cantera. No deseaban dejar a los pequeños que sostenían vivo el sueño del deporte de la canasta en la localidad y hicieron el BCB, que cumple ahora 15 años.

Con el advenimiento del covid, la celebración deberá aguardar. Y mucho más en un club que ejemplariza con perfección el accionar que hay que adoptar para batallar la pandemia, con sus equipos adiestrando con mascarilla y aplicando todas y cada una de las medidas probables de seguridad sanitaria. Este periódico ha podido revisarlo in situ. La directiva proyecta una secuencia de actos, campeonatos y condecoraciones que deberán aguardar a que la vacunación masiva nos dé un respiro.

banner haren

Tres quinquenios estrechando el círculo del amor por el baloncesto que han edificado un emprendimiento serio que da cabida a mucho más de 150 chicos y chicas, con diez equipos de diferentes categorías y un senior transformado en rey de Primera Nacional. Llama la atención que sus entrenadores hayan sido antes players del club, de la misma ya hace seis años cuente con el acompañamiento de un mismo patrocinador, Conjunto Preving, una extraña avis en estos momentos de estrecheces económicas en los que poco o poquísimo se apuesta por el patrocinio deportivo privado.

Es una enorme alegría continuar viéndolos jugar y meditar que ese esfuerzo y trabajo invertido en aquel club (Círculo Badajoz), no se ha perdido»
Antonio Correa

«El Círculo nació en el año 86 y estos chicos que el día de hoy observamos adiestrando a nuestra espalda son el día de hoy los herederos de aquel club. Es una enorme alegría continuar viéndolos jugar y meditar que ese esfuerzo y trabajo invertido en aquel club (Círculo Badajoz), no se ha perdido, sino tiene su continuidad en estos chicos. Es una alegría muy grande haber visto a mi nieto en estos 15 años del club medrar y jugar en él. Vengo ocasionalmente y me llevo exactamente la misma alegría al continuar observando a los chavales jugar aquí. Es muy gratificante ver que esto no se termina», dice Antonio Correa, presidente del BCB y expresidente del obsoleto Círculo. Que Correa hable de su nieto Pablo, que se va a evaluar fortuna en USA, es leal reflejo del carácter familiar de la entidad extremeña, en el que múltiples generaciones coinciden en exactamente el mismo.

«Tras ocho años de baloncesto profesional, y observando que era inviable, decidimos seguir con el baloncesto de cantera y bajo el paraguas del nuevo BCB»
Juan Grutas

«La historia ha continuado. Tuvimos con el Círculo Badajoz una temporada muy diferente a la presente, donde todo nuestro empeño y nuestras fuerzas iban hacia el equipo profesional. Tras ocho años de baloncesto profesional, y observando que era inviable la continuidad del Círculo Badajoz como se encontraba conformado, decidimos proseguir con el baloncesto de cantera y bajo el paraguas del nuevo BCB, sosteniendo esa ilusión del baloncesto en nuestra localidad y, más que nada, no dejando tirados a los mucho más de 150 pequeños que en aquella temporada jugaban a baloncesto», apostilla el vicepresidente Juan Grutas, viejo jugador del vetusto club originario.

Su hijo Pablo Grutas, que sigue su legado como entrenador, resalta que hablamos de un «sentimiento de familia» y valora el agradable presente y futuro. Todo lo que pasa aquí se transporta muy adentro. Varios recuerdos, aprendizajes permanentes de victorias, derrotas… Nos encontramos en el más destacable instante para sacar las mejores generaciones de baloncesto en la localidad». «Lo que les afirmaría a los que aún no nos conozcan es que vengan a conocernos por el hecho de que no se arrepentirán», relata otro de los profesionales, Rodrigo de la Peña, quien era benjamín a lo largo de la transición del Círculo al BCB. «El orgullo de sentirnos representantes de la región pienso que fué la primordial herencia», sigue.

Con el Círculo se realizó profesional Dani Callejo, jugador que militó en la ACB, y en este momento ha regresado al parqué en la plantilla del senior. «Es un club donde los valores que se emiten son los especiales para la práctica del deporte. Es mi familia», apunta.

Comprar Leggins
banner-abk