Trece días de queja dejan 42 fallecidos en una Colombia en shock por la opresión policial

Cuando menos 42 personas, entre ellas un uniformado, han fallecido en Colombia en el contexto de las manifestaciones contra el gobierno que explotaron el 28 de abril y derivaron en una crisis severa por cuenta de la represión sentenciada a nivel internacional.

La Defensoría del Pueblo, que candela por los derechos humanos, ajustó en alza el cómputo previo de 27 víctimas fatales. Según la entidad, van “41 civiles” y “un integrante de la fuerza pública” fallecidos en estos días de movilización.

De su lado, el Ministerio de Defensa mantiene que a la fecha hay 849 policías lesionados, 12 por proyectiles. También contabilizó 716 civiles heridos, sin determinar cuántos por balas.

banner haren

Las cantidades transforman de lejos las manifestaciones en las más sanguinolentas bajo el gobierno de Iván Duque, que vivió como presidente las marchas tumultarias en 2019 y la movilización contra la brutalidad policial en 2020.

También marcan un antecedente en un país empobrecido por la pandemia y que no logró extinguir su prolongado enfrentamiento de adentro, más allá de haber firmado la paz con las FARC en 2016 tras décadas de combate a la extinta guerrilla.

La defensoría tiene un estudio de víctimas que se aproxima al de las oenegés Temblores y también Indepaz, que dan cuenta de 47 víctimas fatales. Según esas organizaciones, “39 de ellas por crueldad policial”.

Las demandas sobre excesos policiales -alimentadas por una cascada de vídeos que señalan a la supuesta compromiso de uniformados- están en el centro del malestar popular.

El primer día de la semana fracasó un primer diálogotipo entre el gobierno y el colectivo más aparente de los participantes de la manifestación, para inhabilitar la crisis que comenzó con el rechazo en las calles a un emprendimiento del gobierno que procuraba subir impuestos y realizar en frente de los estragos de la pandemia, que deja prácticamente 79.000 fallecidos.

Duque “fue complaciente con los usos desmesurados de la fuerza pública”, lamentó la líder académico Jennifer Pedraza, antes de llamar a novedosas movilizaciones para este miércoles.

La Central Unitaria de trabajadores pidió protestar “masivamente” en las calles contra la brutalidad policial y no realizar transferencias financieras ese día.

La reacción de las fuerzas policiales alimentó la furia habitual y el día de hoy Colombia encara múltiples focos de queja que demandan un cambio en la conducción del país frente al incremento de la pobreza, que castiga al 42,5% de la población, la desigualdad, la corrupción y el regreso de la crueldad después del pacto de paz.

Este martes, el Prominente Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, aseguró en W Radio que los “abusos policiales” no solamente se “han culpado sino ahora están siendo judicializados”.

El primer día de la semana la policía anunció la suspensión de cinco efectivos y 62 indagaciones en curso por supuestos atropellos realizados a lo largo de las movilizaciones.

Ceballos insistió en señalar por igual los “abusos de ciudadanos que hieren a otros ciudadanos” y “por fuerza pública”.

Al lado de las marchas cotidianas -que acostumbran a finalizar en choques con el cuerpo antidisturbios-, participantes de la manifestación bloquean ciudades, como Cali, donde ahora se registran situaciones de desabastecimiento y acumulación de basuras.

“Nos encontramos muy enfadados por el hecho de que son bastantes olores”, ha dicho Katherine Suárez en Cali. Duque viajó este martes a esa localidad donde prevé encabezar una reunión con la fuerza pública.

Comprar Leggins
banner-abk