Por qué ha subido el precio de la luz

«El valor de la electricidad se dispara» y «la novedosa cuota eléctrica entra en acción» son sucesos que, de manera combinada, repiten en los últimos días los medios. Lo interesante es que son novedades diferentes no similares que por al azar han coincidido en el tiempo.

La novedosa cuota eléctrica entró en vigor el 1 de junio. Esencialmente radica en fijar tres costos diferentes para la energía (kWh), según se expone en la figura 1. No es muy distinta a eso que había. En este momento, la facturación del término energía se distribuye en tres periodos en lugar de los 2 que antes se aplicaban a los usuarios que habían optado por la cuota con discriminación horaria (la mas económica).

Hay un aspecto nuevo: el valor en el término de capacidad (coste fijo según la capacidad contratada) que tenía un solo valor en este momento se puede seleccionar entre 2 potencias diferentes. Una es para los horarios punta y liso y otra para valle. Esta última tiene un precio baratísimo. Si no hace nada, su compañía de electricidad le dejará exactamente el mismo valor que en este momento tiene para los dos periodos.

El nuevo procedimiento aplicable a la cuota es mas racional, ya que debería favorecer que una gran parte de los consumos se desplacen fuera del periodo de tiempo punta. La meta es achatar la demanda de electricidad que cambia bastante en todo el día, lo que ordena a tener una sobrecapacidad instalada. Hay centrales (comunmente de período mezclado que usan gas) que marchan solo unas escasas horas en todo el año para contemplar los instantes de máxima demanda.

banner haren

La covid-19, tras la variación de costos

La introducción del nuevo servicio de facturación ha coincidido con un incremento sostenido del precio de la electricidad desde meses atrás (figura 2). Esto puede inducir a opinar que la novedosa cuota es la culpable del incremento del coste de la electricidad, pero no es de este modo.

En el mes de enero se causó a lo largo de unos días un aumento importante del coste, pero era un hecho ocasional debido esencialmente a la borrasca Filomena. Pero en este momento el incremento del precio no es un hecho puntual.

En 2020, el valor de la electricidad había sido anormalmente bajo relacionado con años precedentes. La causa es obvia: la pandemia de la covid-19 contrajo la economía y, como resultado, se redujo la demanda energética y se causó una caída de costos (en la electricidad y en otros géneros de energía).

Desde marzo del año en curso, tras el increíble éxito de las farmacéuticas al hallar crear proporciones ingentes de vacunas eficientes y de los estados en vacunar a la población, los efectos de la pandemia se marchan mitigando y la actividad económica se marcha normalizando. Como resultado, la demanda de energía ha incrementado aproximándose a los valores prepandémicos.

¿De qué es dependiente el valor de la electricidad?

Los coste de generación de electricidad es dependiente en buena medida de las fuentes usadas para generarla. En 2020, la producción en España se distribuyó como prosigue: nuclear (22,2 %), eólica (21,9 %), período mezclado (17,5 %), hidráulica (12,2 %), cogeneración (10,7 %), del sol (7,9 %) y otras (7,8 %).

Las fuentes renovables, en conjunto, fueron las mayoritarias. Pero están sometidas a causantes no controlables que muestran enorme variabilidad (figura 3), como son las condiciones meteorológicas. Esto ordena a 2 cosas: tener una sobrecapacidad de capacidad instalada (en la situacion de la eólica, en torno a 4 ocasiones mas de la energía media que genera) y contar con centrales eléctricas paradas, en previsión de que no se logre contemplar la demanda, que comunmente usan gas.

El valor del gas está incrementando por la enorme demanda y además de esto las fuentes que desarrollan CO₂, como el gas, deben obtener derechos de emisión (un mecanismo que hicieron la UE y otros países para achicar las emisiones de CO₂).

En el año 2020 el coste de emisión de CO₂ se encontraba por los suelos (llegó a 3 €/t), pero en las novedosas condiciones subió a mas de 50 €/t. Este incremento es en varios sentidos deseable si enserio deseamos realizar en oposición al calentamiento global.

Achicar el valor a costa de las nucleares

Dada esta situación, el Gobierno de España anunció un emprendimiento de ley con el que afirma que bajará el valor de la factura eléctrica.

Si uno lee el archivo, se queda asombrado. En buena medida radica en realizar abonar aún mas a las nucleares (se calcula que en 2020 pagaron cerca del 60 % de los capital, no de las ventajas, en impuestos) ya que al no contaminar con CO₂ se ahorran tener que obtener derechos de emisión. Es tal y como si la red social de vecinos nos solicitara que pagáramos una cuota mayor por no usar la calefacción de carbón de la red social.

Verdaderamente, la factura que pagamos incluye varios conceptos, ciertos para realizar en frente de mucho más de 6 000 millones de euros por año en primas a las renovables. No estaría de sobra sacar del recibo esos no achacables a la generación y transporte así mismo de energía, que adjuntado con los impuestos suponen mas de medio coste.

Penalizar mucho más a las nucleares puede hacerlas imposibles a nivel económico y llevarlas al cierre. Eso llevaría a un aumento de las emisiones de CO₂, al tener que recurrir a otras fuentes contaminantes. De este modo ocurrió en Alemania, que cerró una parte de sus nucleares y emite mucho más de 8,5 t de CO₂ por año por habitante, en parte importante que proceden de abrasar carbón, si bien anuncie de manera continua objetivos ambiciosos en la reducción de las emisiones.

Este producto fué anunciado en ‘The Conversation’.

Comprar Leggins
banner-abk