Piñera: «Para el corazón de nuestra novedosa Constitución, procuramos la independencia en el extenso sentido»

Con la participación del presidente de Chile, Sebastián Piñera, del expresidente del Gobierno de España José María Aznar y del presidente del conjunto Azvi, Manuel Contreras Costoso, se festejó este jueves el Foro de discusión Vocento España Chile, un acontecimiento festejado para emprender ciertas cuestiones mucho más apremiantes para el país sudamericano, como el exitoso desarrollo de vacunación, que fué viable merced a una compra osado de vacunas, o las próximas selecciones, con la apertura de institutos electorales los días 10 y 11 de abril, para escoger a la Convención Constituyente que redactará una exclusiva Carta Magna.

banner haren

Con esas intranquilidades, la charla prosiguió 2 ejes: la pandemia y el emprendimiento constituyente. «En Chile, tomamos 2 resoluciones fundamentales -explicó Piñera, desde su despacho de La Moneda, claramente satisfecho-. Primero, anticiparnos, pues en el mes de enero de 2020 ahora nos comenzamos a elaborar para combatir la pandemia. En el mes de abril, contactamos con varios laboratorios, y procuramos pactos y cerrar contratos». Para el presidente, los desenlaces fueron insuperables. Según los últimos datos, prácticamente 6 millones de chilenos ahora recibieron la primera dosis de la vacuna, lo que ubica al país a la cabeza de los mucho más eficaces en este desarrollo.

La charla viró hacia el desarrollo constituyente, nacido sobre las manifestaciones de 2019, en el momento en que cientos de chilenos salieron a las calles, mezclando capítulos de crueldad con otros de reivindicación pacífica. «Hubo lesiones, fisuras, que se comenzaron a manifestar», respondió Piñera, sobre las adversidades que el país arrastraba tras haber completado una transición triunfadora hacia la democracia tres décadas atrás. «El planeta es en este momento muy distinta a los años 90», añadió el presidente, que se mostró ilusionado, aseverando que el enfrentamiento se está realizando «con bastante diálogo», intentando ignorar «a los exagerados de los dos lados».

Incomodidad por el futuro

«Te charla un amigo y un demócrata alterado, no solo por el futuro de Chile, sino más bien por el de España, y de todo el mundo entero», empezó Aznar, que recordó que, bajo la Constitución chilena de 1980, el país ha popular cinco presidentes, 4 de ellos de centro izquierda, y que asimismo manifestó sus inquietudes de todo el mundo, poniendo de manifiesto que en el planeta de hoy hay «2 enormes peleas: la democracia en oposición al autoritarismo y la independencia en oposición al populismo». Para el expresidente, que se teme que el bando autoritario va ganando, las crisis políticas son las mucho más peligrosas. Por este motivo, recordó la inestabilidad de los últimos tiempos en España, aseverando que el desenlace del bipartidismo no ha traído novedades «ni en términos políticos, ni económicos, ni sociales ni de todo el mundo». «Las tentaciones populistas están presentes en España y en Chile -advirtió-, y quisiera que se cierren bien».

Quirós, José María Aznar y Manuel Contreras Caro durante el Foro Vocento España-Chile.
Quirós, José María Aznar y Manuel Contreras Costoso a lo largo del Foro de discusión Vocento España-Chile.

«Para el corazón de nuestra novedosa Constitución, procuramos la independencia en el extenso sentido: independencia política, de arrancar y independencia popular, de ocasiones», respondió Piñera, tratando apagar las inquietudes y recordando que la Carta Magna de 1980 fue objeto de divisiones desde el día de su nacimiento, en pleno gobierno militar. «Nosotros suponemos en Chile. Desde el criterio jurídico, es el país mucho más seguro de todo el conjunto de naciones», alabó por su lado Contreras, que expresó con aprecio de qué forma su compañía vivió allí su primera experiencia de salida en todo el mundo.

En Chile, la acumulación de décadas de descontento reventó el otoño de 2019, en el momento en que las manifestaciones encendieron las calles y pusieron a Piñera frente entre los retos mucho más bien difíciles de su orden. Reaccionando a tiempo, el presidente ordenó la celebración de un plebiscito, para arrancar los resortes del cambio constitucional y agradar entre las solicitudes mucho más repetida por los participantes de la manifestación. Resultado de la dictadura de Pinochet, la Carta Magna de 1980 se había transformado en objeto de duras críticas y íra. Festejado el pasado octubre, el 78,25% de los votantes del referéndum apoyó la redacción de una Constitución novedosa. Desde el Palacio de La Moneda, el gobernante solicitó que se transformara en un «enorme marco de unidad, de seguridad, de futuro».

Comprar Leggins
banner-abk