NFT, la revolución en el arte

Su tecnología está tras la obra digital subastada el jueves por 58 millones de euros o de la venta del primer tweet de la historia, el de Jack Dorsey. Los coleccionistas se publicaron a por los NFT, elementos digitales inviolables, que garantizan ser la revolución del mercado del arte.

El ‘non-fungible token’ (NFT), parte no fungible, es un elemento virtual -un dibujo, una animación, una parte musical, una fotografía, un vídeo…- al que se le asocia un certificado de vericidad incluido en una banco de información ‘blockchain’, considerada inviolable. El objeto virtual, que de todos modos es un fichero digital, se puede canjear o revender adjuntado con su certificado.

banner haren

Hasta la actualidad, la venta o trueque de ficheros digitales entre coleccionistas tenía un nicho muy con limite. Prácticamente todos preferían los elementos físicos: pinturas, estatuas, botellas de vino o zapatillas deportivas. Aparte de la carencia de práctica, entre los óbices para el mercado del arte digital era el temor a las copias. Con el NFT, las copias aún son probables, pero solo un fichero tiene un certificado de vericidad, que es imposible replicar.

Cualquiera de los individuos de internet puede hacer un NFT. Hay que pasar por ciertas interfaces preparadas, como Rarible u OpenSea, en las que bajar el fichero que se transformará en NFT. La cuota tiende a ser de menos de 25 euros por fichero. La comisión se paga en criptomonedas, más que nada en ether.

Una vez en la interfaz, el constructor va a poder venderlo. Asimismo va a poder entablar, de manera adelantada, el porcentaje que va a recibir sobre todas y cada una de las reventas del fichero por la parte de otros navegantes.

A la visión de las transferencias mucho más recientes, el mercado ahora desplaza una cantidad enorme de millones de euros. La obra ‘Everyday’s: the First 5.000 Days’ se vendió hace 4 días por Christie’s en 58 millones de euros. Otras enormes viviendas de subastas están teniendo en cuenta proseguir sus pasos. La semana anterior, 2 imágenes construídas en la interfaz CryptoPunks se vendieron en seis millones cada una. Y al principal creador de Twitter, Jack Dorsey, le ofrecieron mucho más de un par de millones de euros por el NFT de su primer tweet.

«La celebración empezó»

Según ciertos observadores los costos de los NFT van a poder cambiar conforme este cosmos vaya tomando forma, pero absolutamente nadie prevé que el nuevo mercado colapse. Varios aun piensan que hay NFT cuyo precio está infravalorado por el hecho de que el mercado aún es joven. Para el cliente de ‘Everydays’, que se oculta tras el seudónimo de Metakovan, la obra «vale 838 millones de euros», catorce ocasiones lo que pagó.

«Mi predicción es que el consenso sobre los elementos digitales va a pasar de ‘este material no es verdadera y no vale nada’ a ‘es la mejor forma de contrastar la propiedad, la extravagancia y la vericidad’», sostiene el inversor Jonathan Bales. «Estoy seguro de que los NFT son el futuro del coleccionismo», concluyó. «La parte mucho más enternecedora es que la celebración solamente está empezando».

Comprar Leggins
banner-abk