La factura viral de un bar en el que cobran un suplemento por el coronavirus: ¿es legal?

En las últimas horas se ha hecho viral a través de Twitter la factura de un bar de Tenerife en el que cobran un euro por ‘servicio covid’, es decir, por la desinfección de las mesas para evitar el contagio por coronavirus. «Esto es en un restaurante de Canarias.. yo entiendo que la desescalada va a generar más gastos, más carga de trabajo, productos de desinfección, EPI’s, etc.. Pero yo hubiera preferido que hubiesen subido 10ct o 20ct los productos. Con ello evitas ese cargo adicional…», ha comentado el cliente que ha compartido la imagen.

¿Es legal?

A raíz de este caso, muchos usuarios se preguntan si es legal que un negocio te aplique un suplemente por desinfección por el coronavirus. La reapertura exige una serie de medidas de higiene y protección contra el coronavirus que garanticen la seguridad de empleados y clientes, lo cual tiene un coste para los dueños de los negocios. Este coste puede incluirse en el precio final del producto o servicio.

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) está recibiendo quejas de algunos usuarios por el cobro de suplementos por los servicios de desinfección de algunos centros (peluquerías, talleres de reparaciones, dentistas…). Otros ciudadanos también han manifestado su desacuerdo por este sobrecoste a través de las redes sociales.

La OCU explica que repercutir al cliente el coste adicional que supone higienizar a diario el establecimiento o desinfectar el coche antes de repararlo «puede ser exagerado, pero es legal». También está permitido cobrar al cliente por poner a su disposición gel hidroalcohólico o unos guantes.

No obstante la OCU recuerda que, para cobrar este suplemento, se deben cumplir estos requisitos:

-El cliente debe ser informado previamente sobre este sobrecoste.

-Se debe solicitar el consentimiento expreso del cliente.

-El coste del servicio debe ser ajustado al precio real.

-El coste debe además ser proporcional, es decir, repartido entre quien ofrece el servicio y quienes lo disfrutan.

La OCU ha recibido quejas de algunos usuarios que han tenido que pagar hasta 60 euros por este concepto en alguna clínica dental y algún taller de reparación de automóviles. Teniendo en cuenta los requisitos citados, la OCU cree que este sobrecoste podría considerarse abusivo, incluso en el caso de que se hubiera advertido previamente del mismo al cliente. La OCU recomienda que, ante una situación como ésta, se rechace el servicio. En caso de que se le hubiera intentado cobrar al cliente sin haber sido advertido, la organización aconseja denunciarlo ante el organismo de consumo competente, ya sea municipal o autonómico.

Este artículo fue publicado originalmente en IDEAL