El sol maneja los alquileres de la comarca | Trujillo

Las llamadas de teléfono fueron varias a inmobiliaria, pisos, viviendas rurales, hostales y también, aun, a municipios. «Todos me afirmaban lo mismo, no se moleste, está todo lleno. Ahora se encontraba agobiada». De este modo Planos Viviendas cuenta lo difícil que fué alojar en la comarca trujillana a 13 montadores de su entidad. Forma parte a Instalaciones El Pipas, de Albacete, entre las últimas compañías que se incorporó a la construcción de la enorme planta fotovoltaica que se hace entre Torrecillas de la Rígida y Aldeacentenera.

Esta odisea se reitera en este momento en el territorio cada día. Buscar un alquiler tanto en Trujillo, como en la mayor parte de las ciudades de la región, se convirtió en una labor prácticamente irrealizable. Hay que, más que nada, a los varios trabajadores que llegaron desde diferentes puntos de España, para trabajar en la realización de esta planta del sol. La previsión inicial es que tuviera picos de 1.300 obreros.

banner haren

La albaceteña Planos, en el final, tuvo suerte. Eso sí, debió buscar sobre el lote ‘puerta por puerta’. «Logré tres casas en Garciaz». Destaca la amabilidad de los vecinos, que se volcaron con ella. Añade que tener instalado a su personal era requisito primordial para lograr admitir este género de trabajos.

Ni 24 horas

José Manuel Casero, de Pisofinca, admite que en este momento un piso vacío no dura ni 24 horas. En verdad, tanto esta inmobiliaria trujillana, como otros compañeros, tienen lista de espera de probables inquilinos. Ahora, en el último período de tres meses de 2020, se empezó a ver ese aumento de ocupación y, en el mes de febrero, ahora era difícil conseguir pisos y viviendas vacías. Tal fué la situación que ciertas compañías han comenzado a abonar los alquileres de los hogares meses antes de tenerlos ocupados, para no perderlos. Toda esta situación ha causado que, en los últimos meses, hayan incrementado los costes.

Operarios, hace unas semanas, en la construcción de la planta. /
Obreros, hace algunas semanas, en la construcción de la planta. / / JSP

«Está todo ocupado, tanto casas, como pisos e inclusive, pisos turísticos», influye Isabel Ramos Román, de inmobiliaria Román. Matiza que este suceso no solo sucede en Trujillo, sino más bien en la comarca. Ten en cuenta que los primeros en llegar vinculados con esta planta fueron los ingenieros, que son los que mucho más tiempo van a estar en Trujillo. En este momento se estuvieron arrendando casas a compañías, por lo menos, para tres meses. Reitera que que recibe múltiples llamadas cada día de personas para rentar, no solo similares con esta macroconstrucción, sino más bien asimismo con trabajadores de otros campos.

«En inmobiliarias me comentaron que la demanda se encontraba 40 ocasiones sobre la oferta»

Jaime Rodríguez fue exactamente un trabajador de otro campo que, a lo largo de tres semanas, estuvo intentando encontrar un espacio para vivir en la comarca seis meses. Ten en cuenta que la primera cosa que logró fue ver por Internet. «Fue irrealizable». Enseña que, justo en el momento en que se publicaba una vivienda de algún ayuntamiento, no con las mejores condiciones, llamabas y ahora se encontraba ocupada. En inmobiliarias, «me comentaron que la demanda se encontraba 40 ocasiones sobre la oferta». A última hora, le destinaron a otro rincón y no le hizo falta otras alternativas que se encontraba barajando.

Otros ámbitos

Y sucede que el mercado del alquiler en Trujillo no solo está acaparado por trabajadores de las placas solares, sino más bien asimismo de vecinos y trabajadores de otros ámbitos. Prueba de esto es Creaciones Barquilla, que tiene sus pisos o casas arrendadas a vecinos de la región a lo largo de todo el año. Pese a ello, no deja de recibir llamadas para probables alquileres, mantiene su responsable, Jesús Barquilla.

Esa enorme demanda ha repercutido asimismo en negocios de hostelería. Frente la carencia de casas, trabajadores o compañías eligieron por hostales u hoteles para hospedarse en el transcurso de un tiempo. De este modo ha sucedido con Hostal Julio y Hotel Julio II. Hoy en día, a falta de turismo, estos establecimientos están prácticamente llenos, merced a usados en su mayor parte de la planta fotovoltaica. Varios de ellos surgen de fuera de la zona, enseña su responsable, Julio Hoyas. «Acostumbran a tener media pensión», apunta.

«No solo es costoso una vivienda o un piso, sino más bien asimismo los terrenos. «Hay pocos y muy, muy caros y no es lógico sabiendo el nivel de renta»»

Alén de esa falta de alquileres de manera puntual, hay un inconveniente estructural. De esta manera lo piensa Juan Carlos Muriel, de ‘Administra y también Crea’, y persona enlazada al campo inmobiliario. Cree que hay una falta de planificación por la parte de la Administración local desde hace unos años.

Frente este suceso, expone la presencia de múltiples inconvenientes. Uno es que hay casas en el casco histórico vacías y también, aun, descuidadas. De la misma manera, apunta que no solo es costoso una vivienda o un piso, sino más bien asimismo los terrenos. «Hay pocos y muy, muy caros y no es lógico sabiendo el nivel de renta». Todo ello provoca que bastante gente no se propongan vivir en Trujillo o que se vayan de la región, con los efectos negativos que tiene. Matiza, además de esto, que esa planificación precisa asimismo debe llevar a cabo de la región un espacio cómodo y atrayente para vivir. Opina del mismo modo que pudo haber una falta de previsión frente a la enorme demanda de alquileres.

Comprar Leggins
banner-abk