El derechista Lasso disputará al delfín de Correa la presidencia

ras una extendida asamblea que se alargó hasta la madrugada, el pleno del Consejo Nacional Electoral (CNE) proclamó ayer el resultado oficial de la primera vuelta de las de presidentes de Ecuador. El escrutinio, aprobado con el voto de 4 de los cinco integrantes del organismo, confirmó al correísta Andrés Arauz como el candidato mucho más avalado en los comicios del día pasado 7 y situó seguidamente al conservador Guillermo Lasso. El aviso deja fuera de esta forma de la guerra final por la jefatura del Estado al líder indígena Yaku Pérez, que volvió a reclamar un recuento al considerarse una víctima del estafa.

banner haren

Los datos hechos públicos por el CNE adjudican el 32,7% de los votos a Arauz, de la progresista Unión por la Promesa. Mientras que, con una diferencia de solamente 23.600 votos, se ponen en segundo y tercer puesto el exbanquero Lasso, de la coalición CREO-Partido Popular Católico, y el dirigente ambientalista Pérez, del movimiento Pachakutik. Específicamente, tienen un 19,74% y el 19,39% de los apoyos, respectivamente. «El día de hoy –por ayer– la democracia ha triunfado, vamos con ánimo y optimismo a esta segunda vuelta», manifestó el candidato conservador tras anunciarse que disputará el próximo 11 de abril la presidencia del país al delfín de Correa.

A pesar de que el CNE no aceptó la solicitud de Pérez para suspender el escrutinio y efectuar un recuento de todas y cada una de las papeletas en Guayas y del 50% en otras 16 provincias, el líder indígena no da la guerra por perdida. En verdad, no se desecha que reitere su reivindicación en la etapa de impugnaciones que por ley se va a abrir desde la promulgación de los desenlaces. A ello se aúna que la Fiscalía y la Contraloría han manifestado ahora su intención de efectuar una revisión del sistema informático electoral para descartar irregularidades.

«¿Cómo en tres días nos encontramos seguidamente y en el cuarto nos ponen en tercer sitio?… eso es estafa», aseguró Pérez, cuyos seguidores empezaron el pasado miércoles la llamada ‘Marcha por la democracia’. La caravana partió de la ciudad de Loja, al sur y cerca de la frontera con Perú, y de forma previsible va a llegar mañana a Quito para reclamar un nuevo escrutinio. «Vamos a llegar ríos de personas, ríos de corazones para decir que nuestro voto se protege, nuestro voto no se birla», aseguró el líder indígena, con la promesa de que un giro en los hechos le deje aspirar al poder.

«Transparencia»

La demora en la proclamación de desenlaces y el configurado pulso entre Lasso y Pérez –los dos contrarios entre sí y al correísmo– llevó a la ONU y a la Organización de Estados Americanos (OEA) a reclamar «transparencia» en el recuento de votos. La exigencia va a ser, si cabe, todavía mucho más definitiva de cara a la segunda vuelta, donde el candidato que sea vencedor va a suceder al gobernante Lenín Moreno, cuyo orden de 4 años concluirá el 24 de mayo.

Arauz, quien a través de Correa comenzó electoralmente, se concreta como el enorme preferido para hacerse con la presidencia. De lograrlo, se transformaría a sus 36 años en el jefe de Estado mucho más joven de Ecuador en 4 décadas. Lasso, por su lado, tiene frente sí su tercera ocasión de procurar llegar al poder tras haber perdido los 2 comicios precedentes, en 2009 y 2013, en frente de Correa, quien vive en Bélgica desde el momento en que dejó el poder y fue culpado en 2020 en su país a ocho años de prisión por corrupción.

Comprar Leggins
banner-abk