Cerrar la brecha digital abierta por la covid, reto para España

Coronavirus, digitalización, trabajo a distancia… son tres expresiones que oímos y repetido habitualmente los últimos 12 meses. La covid-19 dió un giro de 180 grados a las vidas de los ciudadanos.

Pero, ¿llegó verdaderamente a todos esa digitalización? «La adopción acelerada de tecnología por la parte de la población en el último ejercicio no fué homogénea por sexos», se advierte en el último informe del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI). Sin embargo, añade que 2020 «fué el año en el que la digitalización se ha acelerado mucho más de forma rápida en la última década», al unísono que «la brecha de género en la continuidad de empleo de internet se ha pulverizado».

La pandemia de hoy ha mostrado que el planeta presencial de los cuidados a otra gente (mayores, inferiores, dependientes…) prosigue comentando en femenino. Asimismo, y es mucho más alarmante, la necesidad de impulso de vocaciones STEM (en las ramas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) entre las jóvenes, puesto que el 80% de los trabajos TIC (tecnologías de la información y la comunicación) prosiguen siendo copados por hombres. Otro apunte que asegura que la brecha digital todavía se encuentra dentro de las enormes materias atentos de España.

banner haren

Según el último índice de Economía y Sociedad Digital (DESI por sus iniciales en inglés), España falla en capital humano, si bien roza el ‘top 10’ de la clasificación. La gente que emplean de manera regular internet alcanzan en España el 91% de la población, 3,5 puntos mucho más que el nivel de 2019. Aún de este modo, ocupa la peor situación de la UE: los decimosextos de 27 países. También, el 43% de los españoles de entre 16 y 74 años carecen de competencias digitales básicas, un punto menos que el promedio europeo.

Una brecha que, si logra cicatrizar, dejará hacer mucho más de 220.000 empleos en esta década. De esta forma lo resalta el informe ‘Upskilling for Shared Prosperity’ de PwC y el World Economic Forum hecho público en el último Foro de discusión de Davos. Eso sí, comprueba que el apogeo de la automatización y la digitalización crea un enorme inconveniente en el mundo entero: la carencia de usados con las habilidades digitales primordiales para los cargos laborales libres.

En términos absolutos, el incremento de las capacidades digitales de la fuerza laboral acrecentaría el Producto Interior Bárbaro (PIB) PIB de España en unos 108.615 millones de euros en 2030, un 6,7% agregada. Los nuevos cargos laborales generados supondrían un aumento del empleo del 1,2% y la eficacia aumentaría un 9,5%. En exactamente la misma línea, otro estudio de Deloitte y Vodafone apunta un desarrollo económico plus del 4,4%, resultando por su parte un 7,7% mucho más productivos en el país.

El ámbito mucho más beneficiado en España sería el de servicios a compañías, que el día de hoy piensa el 22% del PIB y que medraría un 7,3%, unos 26.335 millones de euros, según el análisis de PwC y el Wolrld Economic Forum. Le proseguirían la industria, con un desarrollo del 7% y 13.987 millones plus, y el de consumo, que aumentaría un 6,5%, sumando 18.101 millones, si bien todos y cada uno de los ámbitos experimentarían crecimientos.

El estudio mencionado resalta que España sería el país de la UE mucho más favorecido –y el cuarto de las economías desarrolladas (OCDE)– en concepto de desarrollo económico y de empleo. En esta línea, China, USA, India, España y Reino Unido son los países que conseguirían mucho más ganancias en términos absolutos. En lo que se refiere a porcentaje del PIB, China (+7,5%), India (+6,8%), España (+6,7%) y Australia (+5,9%) liderarían esa clasificación.

Por contra, Alemania o El país nipón serían ciertas economías desarrolladas con menos aumentos en concepto de desarrollo económico, un 0,3% y un 0,2%, respectivamente, a consecuencia de su ahora alta eficacia y de la buena capacitación de sus expertos. Por su lado, la Comisión Europea ha anunciado su iniciativa para una «brújula digital europea» que fije una sucesión de objetivos a diez años vista para contrastar el incremento de la inversión en proyectos para el avance digital de la UE.

Un plan para 2025

En todo el país, el Gobierno centra sus sacrificios en este lote en la llamada Agenda España Digital 2025. Una plan de actuación centrada en el Plan de Digitalización de Pequeñas y medianas empresas, el Plan de Digitalización de las Gestiones Públicas y del Plan Nacional de Competencias Digitales.

Estos programas van a contar con una inversión pública sosprechada de sobra de 11.000 millones de euros para los próximos tres años, con la meta de impulsar las reformas primordiales para seguir en el desarrollo de digitalización de España. El avance de la novedosa tecnología del 5G se encuentra dentro de las palancas de ese cambio esperado, pero el Ejecutivo de Pedro Sánchez todavía debe llevar a cabo en frente de los inconvenientes de conectividad que padece la España Vaciada y que el trabajo a distancia puso de relieve.

La Ley General de Telecomunicaciones de 2014 fija un servicio universal que garantiza conexión a la red de cuando menos 1MB por segundo. No obstante, es deficiente para efectuar tareas laborales y también, aun, de ocio.

El deber del Gobierno en su Agenda Digital es sugerir una agilidad de 100 MB para el 100% de la población en 2025. Además de esto, el Plan de Digitalización de Pequeñas y medianas empresas prevé una inversión pública cercana a 5.000 millones hasta 2023, a fin de apresurar la digitalización de 1.500.000 pequeñas y medianas compañías. Y su letra pequeña prevé por lo menos el 80% de esas pequeñas y medianas empresas favorecidas sean microempresas o autónomos.

Los proyectos de conectividad digital del Gobierno para enfrentar el reto demográfico, al lado de la estrategia para impulsar el 5G, se van a llevar otros 4.320 millones hasta 2025. Con esto se busca, según la novedosa vicepresidenta segunda Nadia Calviño, proveer mucho más ocasiones y que no se produzcan nuevos cortes o brechas.

El ámbito financiero, un alumno aventajado

El alumno aventajado en temas de digitalización es la banca. La irrupción de las ‘fintech’ ha causado que las entidades financieras habituales se sumaran a la ola de la tecnología para no perder negocio. De esta manera, la enorme banca ahora vende de media mucho más de la mitad de sus bienes y prestaciones en canales ‘en línea’ y cerró 2020 con 12,1 millones de clientes del servicio digitales. Las cinco mayores entidades del país suman 96 millones de individuos en la Red –con BBVA y Santander adelante–, 12 millones mucho más que hace un año. Según el último barómetro de Funcas y Finnovating, el 63% de los clientes emplea apps móviles inteligentes para abonar en el comercio, proporción que llega al 75% para transladar dinero. Pero el 69% prosigue sin recurrir a las ‘wallets’ o carteras electrónicas.

Comprar Leggins
banner-abk