Amistades Peligrosas: «Nos encontramos abocados a vivir de la melancolia»

‘Estoy por ti’, ‘Me haces tanto bien’, ‘Africanos en La capital de españa’, ‘Me voy a quedar solo’… Muchas son las canciones de Amistades Peligrosas que han quedado grabadas a fuego en quienes vivieron los contentos noventa. La irrealizable mezcla de erotismo, sensualidad y canción popular alcanzó el cénit de su éxito justo en el momento en que la pareja se encontraba en su peor instante. Tras años de desencuentros, Cristina del Valle y Alberto Comesaña semejan haber sepultado el hacha de guerra. Lo hicieron con una exclusiva canción llamada ‘Prominente el fuego’, un recopilatorio de enormes éxitos y una amplia da un giro por España y América latina que va a arrancar el 25 de junio en el madrileño teatro Rialto. Eso sí, quede claro que esto solo es un armisticio. Cristina y Alberto se lanzan pullitas tal y como si no hubiese pasado el tiempo, probando que donde hubo fuego aún quedan brasas.

-¿De qué manera se cuajó el regreso? Contadme la versión extendida.

-Alberto Comesaña: Entonces pregúntale a Cristina que te lo da por entregas (ríe).

-Cristina del Valle: Teníamos la versión aséptica de Alberto, la versión romántica de Del valle y en este momento la versión extendida (ríe). Pienso que la mejor forma de comunicarlo es copiar la letra de ‘Prominente el fuego’ por el hecho de que cuenta lo que fue nuestro rencuentro a lo largo de esta pandemia. Amistades Peligrosas debía salir en el instante mucho más arriesgado. Con la desescalada, estábamos todos locos por esa vacuna sensible qué es la música y fuimos a conocer a Mastodonte, que es un conjunto que todos adoramos. Los músicos, que eran amigos nuestros, llamaron a Alberto por una parte y a mí por el otro y conspiraron a fin de que nos encontrásemos allí en Ifema. Nos sentamos y no detenemos de charlar. Estuvimos hasta las 3 de la mañana y los amigos alucinaron. Ahí comenzamos un tanto a devolver todo cuanto fue el mal, lo positivo, lo negativo, las inquietudes, las malas interpretaciones, los sueños y deseos de la iniciativa que yo le hice Alberto de festejar este 30 aniversario por nosotros, por el hecho de que los 2 nos lo merecíamos, y por los entusiastas asimismo. Desde ahí comenzamos a cuajar en el silencio de la pandemia, en la distancia, pero en el contacto períodico, prácticamente todo cuanto será este 30 aniversario, cociéndolo, cocinándolo, llenándolo de amor, de compresión, de empatía, de reconciliación y de restauración de varias cosas que habíamos vivido juntos. Al fin y al cabo, en ser de nuevo amigos.

-¿Alguien debió soliciar perdón?

-A: Cristina no le solicita perdón ni a Dios. Ni en el momento en que se marcha a confesar, que el sacerdote le pone penitencia y ella le afirma: «Esa la haces tu, yo no la hago».

-C: Comesaña no le solicita perdón ni a San Pedro. Yo dejé de confesarme a los 9 años, le dije al cura jamás mucho más y ahora jamás mucho más (ríe).

-A: Lo de soliciar perdón no es algo muy nuestro. Mucho más que soliciar perdón, es mostrar lo que cada uno de ellos comprendía que el otro había hecho mal, el otra, por su parte, procuraba justificar y ahí se queda. De ahí que es un prominente el fuego, es un armisticio, es un tanto destensar como lo que pasa entre Corea del Norte y Corea del Sur, hay una región sin militarizar que es el paralelo 53, y ahí nos marchamos entendiendo. Cristina todavía es como es y absolutamente nadie la va a cambiar y yo quisiera que absolutamente nadie me cambie.

banner haren

-¿De qué manera se gesta la canción?

-A: Yo la guardaba en el cajón y tenía una letra absolutamente diferente, hiper pornográfica, lo mucho más fuerte que había hecho en mi vida. Se la presente al jefe de la discográfica y me la rechazó pues era políticamente muy errónea. Entonces en el momento en que reapareció la narración de llevar a cabo un tema nuevo, escribí en una noche la letra. Sabía que era realmente fuerte, se la mandé a Cristina. No me respondía y pensé: «Mal comenzamos». Pero durante la noche me respondió y me mencionó que le había dado gusto bastante y que se encontraba preparada para grabarla.

-El regreso coincide con el de Ella Baila Sola, ¿medra la melancolia por los noventa?

-A: Se aprecia de un tiempo a esta parte. En verdad en la explosión de festivales noventeros, en los que yo he participado y hasta he desarrollado alguno, hay bastante de melancolia. Desde la desaparición de las discográficas y con el gratis total, la música cambió totalmente el sistema de promoción. En este momento es muy difícil crear singles de qué manera se hacía antes. El reguetón lo ha inundado todo, pero sí que hay un público que echa de menos ese género de música o esa forma de realizar música de los ochenta y de los noventa. Es un público al que no le satisface ni el trap ni el reguetón y echa de menos lo que hacemos nosotros.

-C: Comparto lo que afirma Alberto y agrego que las leyes de mercado han atravesado la civilización y la han dañado. En este momento se hace un producto muy dirigido, no hay la variedad que había en los ochenta o en los noventa, décadas en las que además de esto había varios espacios para lograr dar a conocer la música mediante la televisión, de la radio… Las salas de concierto que se fueron esquilmando y desapareciendo y se quedó un modelo musical uniformado, dirigido a la multitud muy joven, completamente estereotipado, con artistas que se fabrican, muy específicos, aun en los medios. Y claro hay gente que tiene una edad y una madurez a la que estos artistas no le aportan nada. Nosotros y otros artistas de nuestra generación, venimos con un bagaje y una carrera muy currada en los locales ensayo, en los niveles. No es casual tener una carrera de 30 años, debe ver con el poso que has dejado en la memoria sensible de la multitud, con tu bagaje, con tu vida, pues la música se edifica desde el mal. La mayor parte de las de las creaciones de Alberto son fabricadas desde el enfrentamiento, el mal. En la vida hay que padecer, tener vivencias para lograr contarlas y yo pienso que esa es la riqueza y en nuestro caso además de esto somos un conjunto completamente personal y la personalidad de la identidad propia es lo que define a un conjunto. Esa una uniformidad piensa que la multitud desde los 30 no tenga conjuntos con los que se identifique.

-Vuelven en un instante en el que la indecisión todavía es alta respecto a los recitales directamente. ¿Hubo iniciativa de retrasarlo hasta el momento en que la normalidad fuera mucho más habitual?

-A: Es que Cristina es de las que no le tiene temor a nada. Yo sí era partidario de llevar las cosas con tranquilidad por el hecho de que todavía hay una indecisión colosal, más que nada donde nosotros vivimos qué es de lo de los municipios y de las fiestas populares y eso todavía está en el aire y pienso que tendrá dependencia de cada red social autónoma. Unas lo prohibirán, otras lo autorizaran, otras afirmarán que en circuitos libres y con distancia de seguridad. Lo que pienso que es que no habrá absolutamente nadie que se tire a llevar a cabo una celebración como las de antes, con los churros por aquí y los turismos de choque por allí. Pero te puedo contar una anécdota de Cristina. Yo era partidario de que la novedad de la vuelta de Amistades Peligrosas se diese en el momento en que se hubiese hecho el disco y Cristina, con su bulle bulle en la cabeza, que no para, ahora por el mes de junio pactamos un día x de diciembre para ofrecer la novedad de la vuelta. No solo contenta con eso, me recordaba a los almonteños del Rocío que se ponen todo alterados el día previo al salto de la valla. Ya que Cristina ahora daba la primicia por ahí. Desde el 20 de junio llevamos un tanto fabricando esta vuelta y manteniéndola en misterio y para ella sostenerla en misterio seis meses ahora era un esfuerzo, ya que imagínate un año entero. No hubiese podido soportar.

-C: Pero yo es que creo en la pasión absoluta y en la valentía y mucho más en los instantes mucho más críticos que pienso que es en el momento en que mucho más intrépido hay que ser. Los artistas somos aves fénix, habitamos una montaña rusa de conmuevas y nuestra vida es desequilibrio total de ahí que somos el colectivo que mucho más sufrió con esta crisis por el hecho de que no tuvieron ayudas, pues no contamos arropes institucionales y pues vivimos de estar en los niveles y fué el colectivo que estuvo sin trabajar un año y un par de meses, con familia y neveras que completar. Fué despiadado y muy duro y me parecía esencial comunicar esto que es tan particular para nosotros en un instante de malas novedades en el que la multitud se encontraba ávida de buenas cosas. Soy de proceder a muerte y dejarme la piel en lo que hago.

-¿Por qué razón entonces la separación?

-A: Bueno, cada uno de ellos tiene su visión de la historia. La resolución fue unilateral y la tomó Cristina, pero el conjunto se encontraba bastante podrido y la relación muy estropeada.

C: Ciertamente, había una crisis en el conjunto, pero o tomé la resolución por el hecho de que mi desarrollo o mi sendero iba hacia un mayor deber popular y deseaba que el conjunto fuera hacia alla. Y había un enfrentamiento: yo se encontraba en una internacional, teníamos una manager de primera, nos movíamos en el campo comercial y al mundo entero le ahuyentaba que yo quisiese derivar las cosas hacia algo mucho más popular y puesto en compromiso y en el final decidí que lo mucho más franco era irme por el hecho de que veía que no se podía llevar a cabo coincidente y para mí era escencial y preciso.

-Una pregunta morbosa. ¿Qué sucede en este momento con las otras parejas de baile que tuvieron? Amistades Peligrosas prosiguió andando con diferentes parejas.

-A: (Ríe) Yo descubrí el pasado día que Fernando González, que fue entre los músicos de Amistades Peligrosas, iba a ingresar en Mocedades y vi que en este momento hay 2 Mocedades cohabitando por el planeta, como hay tres Panchos y 4 Inhumanos. En el momento en que se rompe un conjunto, hay un enfrentamiento con la marca. La marca es un bien, es un patrimonio que tiene bastante valor, y es lógico que todo el planeta desee tener derechos sobre esa marca. En el momento en que Cristina decidió parar con el conjunto, desde ahí cada uno de ellos comienzo su trayectoria de solista. Yo hice mi disco ‘Perversiones’, Cristina logró sus 2 discos. Y al unísono comenzó la humillación de las compañías discográficas, con lo que si bien vendimos unas proporciones que en este preciso momento serían de disco de oro, en ese instante me brindaron la carta de independencia. Y comienzas a estudiar a andar por tus medios. Comienzo a trabajar como presentador en la televisión gallega y como colaborador en la la Cope con José Antonio Abellán. Un día que un empresario gallego que me da a realizar una da un giro por Galicia. Él tenía orquestas por la red social y yo iba a ser el artista invitado y, claro, deseaban que cantase canciones de Amistades Peligrosas. Conque comencé con María Rúa, que era una artista inusual. Por supuesto son todo sucedáneos, fakes, tú sabes con perfección que no es el original pero son métodos de supervivencia. Tras eso le dije a Cristina que me habían contratado para 40 actuaciones pero que si era con ella serían 60 y cobrando tres ocasiones mucho más. Y ahí sí que hubo asamblea, que fue ‘La extendida espera’, en 2003. Otra vez nos volvimos a dividir, cada uno de ellos a reiniciar su sendero. Yo hice esa historia en fase de prueba, de monólogos con bases chill out. Hice teatros pero en el final siempre y en todo momento cantaba algo de Amistades Peligrosas. De repente cantaba ‘Me haces tanto bien’ y la multitud se volvia desquiciada, entonces el ‘Me voy a quedar solo’ y con el ‘Estoy por ti’ la multitud ahora desvariaba. En el final descubres que tu potencial es ese. Organizamos un festival noventero con gente de inhumanos y Tenesee y volví a cantar las canciones de Amistades Peligrosas, conque en esta ocasión subí con Yolanda Yone. Es una mujer increíble, no guarda relación con Cristina. En verdad, debí cambiar toda la filosofía del espectáculo por el hecho de que Yolanda es como inalcanzable, intocable, friísima. Son sucedáneos que te marchas ideando por una cuestión de supervivencia.

-C: En mi caso, saqué 2 discos y creé la Interfaz de Mujeres Artistas contra la Crueldad de Género. Estuve como 18 años recorriendo el planeta entero, bajo guerras ocupaciones… Denunciando la crueldad, haciendo un trabajo en instantes muy específicos sociales y políticos, apoyando los movimientos de mujeres en sitios de todo el mundo de lo mucho más variados. Estuvimos en Irak, en Sáhara, en Guatemala, en Localidad Juárez, en El Cairo… Tenía que ver con recorrer el planeta con la música para recobrar la esencia de subir a un ámbito en el momento en que hablaban las bombas y charlar de paz o ponerte enfrente de un muro a tocar a fin de que los pequeños en lugar de colorear un arma o su casa derribada, pinten una guitarra o un violín. Tenía una necesidad escencial de medrar como persona, cambiar la palabra éxito, entendida como reconocimiento. Entonces creo un espectáculo que se llamaba ‘Ellas dan la nota’, con la intención de realizar un mapa en todos y cada escenari donde vamos de la situación de las mujeres en el planeta. Después ahora volví a Amistades Peligrosas primero con Manu Garzón y después con Marcos Rodríguez. Manu es un humano fantástico que tuvo un inconveniente familiar, una situación muy frágil, y que debió dejar Amistades Peligrosas. Sostengo una relación increíble con él y recientemente, en el momento en que se enteró de que volvíamos, nos escribió para decirme: «Cris, esto sí es Amistades. No tienes idea cuanto me alegro. Dale un abrazo colosal a Alberto. Les deseo lo destacado». Marcos Rodríguez era un enorme artista asimismo, pero él tiene su emprendimiento y se propuso sacarlo adelante. Y yo ahora tenía en cabeza el 30 aniversario. Mi sueño, mi alma y mi todo andaba hacia eso, regresar al origen y a la esencia de lsa cosas.

-Y en este momento que han vuelto, ¿prosigue la chispa ahí?

-C: Vamos, yo pienso que ni nosotros sabemos. Nos pasó en la televisión que hicimos en Galicia hace ahora meses. Pienso que para los 2 fue súper enternecedora, la sensación es como regresar a tu casa. Es tu esencia y es como en el momento en que llevas un buen tiempo fuera y vuelves a casa y está todo a tu manera.

-A: Mira, a nivel ámbito, nosotros ensayamos verdaderamente poquísimo, igual que en el momento en que nos metemos en el estudio, no lo llevamos muy listo de casa sino aparece una cosa que nos hemos proporcionado cuenta desde el ‘Estoy por ti’. Esa conexión entre las voces pasa de una manera muy natural, igual que en el momento de subirse al ámbito. Nos hemos subido al ámbito airados, de decirnos: «Me marcho de aquí y no me vuelves a conocer el pelo» y después la multitud afirma: «Jode, qué actuación, qué química». No lo comprendo pero pasa y el pasado día en la televisión de Galicia pasó prácticamente lo mismo. Hay una química muy especial. Entonces existe algo que a mí asimismo me agrada bastante sobre la vuelta al trabajo. Cristina y yo pensamos absolutamente distinto en muchas cosas de la vida, de la política, de la sociedad, de de qué manera proponer todo y yo juego a eso. Si ella afirma que hay que apostar por un modelo de sociedad, yo por todo lo opuesto y con toda naturalidad. Pienso que hay que comenzar a ver al que piensa distinto a ti no como a un enemigo sino más bien como alguien que te ofrece otra visión de la vida por el hecho de que y también la vida no es ni blanco ni negro. Todos disponemos bastante que estudiar del resto.

-En la novedosa canción, ‘Prominente el fuego’, subyace asimismo la iniciativa de no haber gozado del éxito. ¿Qué lo impedía?

-A: Solicito charlar primero (risas). Algo buenas y malas que tiene Cris es que es muy ambiciosa y muy perfeccionista. Yo soy bastante mucho más conformista. El día que logramos nuestro primer disco de oro, para mí aquello era un sueño hecho situación. Ya que bien, Cristina en esa comida se encontraba tensa, diciendo que en este momento debíamos proceder a por los 100.000. No afirmaría que eso me provocaba frustración pero hombre, permíteme gozarlo un tanto. Es como el que desea ganar la liga y todavía debe ganar el partido siguiente. Entonces, nuestra relación personal era durísima y intensísima, 24 horas cada día conviviendo, no teníamos nuestro espacio y me costaba bastante gozar del éxito qué vivíamos. Era como esa soledad del que está en la habitación del hotel. De cara al exterior podíamos ser la envidia, parecíamos una pareja de éxito, que todo era fantástico, pero no lo era.

-C: A lo largo de la presentación de la canción, Alberto ha dicho una cosa bien interesante y sucede que en el momento en que andas viviendo ese desarrollo, el sueño de hallar el éxito comprendido como el reconocimiento a un trabajo, no tienes la aptitud de estar en el tiempo presente y es cierto no hay consciencia y eso impide el placer por el hecho de que andas como una barahúnda que no deja fluir la una parte de disfrute pues andas en una rueda. Yo recuerdo que iba en el turismo llorando frecuentemente a un concierto en el momento en que debía estar feliz. Entonces, la ambición a la que Alberto tiene relación es la que tendría un deportista rivalizando yo busco la excelencia en todo. No es la ambición por el poder o a parte económica, pero sí el retarme a mí misma a sacar lo destacado de mí misma. Esa forma de pensar competitiva es el estímulo que tú provoca que tú vayas medrando.

-A: Es que la barahúnda donde te metes en el momento en que algo tiene éxito es despiadado. Recuerdo campañas de promoción que no degustaba lo que hacía. Era un genuino pelmazo y un horror, te llevan de aquí para allí, ahora no tienes idea exactamente en qué provincia andas, actúas a lo largo de 22 días seguidos, actúas enfermo, Cris frecuentemente sin voz. La multitud afirma: «Se lo llevan fallecido» y sí, ganas dinero, pero asimismo te cuesta la salud.

-¿Va a haber novedosas canciones o un disco con creaciones novedosas?

-A: Con sinceridad, así como está el panorama musical… Para mí redactar canciones es como traer hijos al planeta. ¿De qué manera voy a traer hijos al planeta con la que cae? Si todo fuera como fluía en los 90… Para mí crear se encuentra dentro de los bienestares mucho más enormes que hay, encerrarte en tu cuarto comenzar a jugar, con las expresiones pero así como está el tema me cuesta horrores. Verdaderamente el sentido del 30 aniversario para mí es realizar una buenísima da un giro en España y en América latina que pienso que se la debemos a los americanos y nos lo debemos a nosotros. Y después estaría bien realizar un reportaje o un libro, que tengamos la posibilidad contar esa historia que contamos día a día en las entrevistas, como hizo Héroes del Silencio, con imágenes nuevas, donde la multitud cuenta la realidad de las cosas, sin tapujos. No hay nada malo en contar de qué forma sucedieron las cosas a fin de que la multitud verdaderamente comprenda el interrogante que yo planteo que es de qué manera un conjunto de éxito se divide ya que pues pasaba esto, esto y esto.

-En Amistades Peligrosas siempre y en todo momento hubo alta tensión y erotismo sobre el ámbito. ¿Eso va a proseguir siendo de esta forma?

-C: Es que nosotros en el momento en que actuamos, no pensamos. Lo interesante es que no es buscado. Si me acerco de manera sugerente a Alberto, la multitud lo siente de esa forma. De repente ni nos charlábamos, subíamos al ámbito y la multitud soltaba: «Están superenamorados». No sé por qué razón transmitimos cosas que nosotros no sabemos de ellas. Alberto me semeja un animal de ámbito. Hay gente que puede cantar fenomenal, ser realmente mono, pero en el momento en que tú ves a un artista es en el momento en que ves a un individuo que te está transmitiendo el carisma y eso no se fabrica. Nosotros contamos esa historia. Yo parezco considerablemente más joven, mucho más infantil, y Alberto es como un tipo con mucha planta, crea un rollo bien elegante. Poseemos una sensualidad natural, pero jamás nos hemos metido mano en el ámbito…

-La otra pata sobre la que se asienta el emprendimiento eran las canciones sociales. ¿Se puede cambiar el planeta con ellas?

-A: Ahí poseemos 2 visiones completamente opuestas. Las canciones se usa para cambiar el planeta. Existen muchas canciones que se convirtieron en himnos, canciones como La Marsellesa, que es un himno de guerra y te alienta a levantarte, puede comenzar una revolución. Y en nuestro caso, por servirnos de un ejemplo, yo pienso que ‘Africanos en La capital de españa’ es una canción que asistió a cambiar el planeta, es una canción alegre con un ritmo ágil comercial. Es ahí en lo que discrepo con respeto de Cristina. Ella valoraba el mensaje sobre la comercialidad de la canción y para mí la canción, primeramente, debe ser una buenísima canción y después ahora lo que cuente ya que bueno si cuenta una historia bonita, creíble, mejor. Eso sí, yo la canción popular por la canción popular al estilo cantautor de los años 70 que nos castigaba con mensajes, ya que no pues había cada truño. Una canción con la que los 2 estuvimos muy en concordancia fue ‘La extendida espera’, donde hicimos todo lo que resulta posible para asistir al pueblo saharaui. Pienso que es una causa que no es ni de izquierdas ni de derechas, es una causa de la justicia popular.

-C: Las canciones pienso que deben tener un mensaje. Pienso que el artista tiene una situación de empoderamiento y de poder público que de alguna forma debe ponerlo al servicio de todo el mundo en el que nos encontramos. Yo no deseo irme de este planeta sin haber sentido que he hecho algo para cambiar las cosas y mucho más cuándo vienes con lesiones, como es mi caso en el tema de la crueldad a las mujeres en la vivienda. ‘Africanos en La capital de españa’ no solo era una canción popular sino es un mapa para para ver y comprobar dónde estábamos hace 30 años y de qué manera hemos ido hacia la deshumanización total y hacia una Europa completamente racista, que se ha blindado adjuntado con las mafias y dejó fallecer a cientos de humanos en un mar que era el cariño de la empatía de la solidaridad de la igualdad. En ‘Eloi Eloi’ defendíamos el derecho a la eutanasia, que está mucho más vigente que jamás, en ‘Lágrimas de metal’, el derecho al aborto… Amistades Peligrosas todavía es un conjunto de vanguardia.

-Esto es, el africano de la canción está aún peor que hace treinta años.

-A: Lo que afirma Cristina es cierto. Europa se blinda, nos hemos olvidado de que los de europa nos tuvimos que ir de aquí muchas veces y sí es cierto que a todos nos angustia lo de que vienen a hurtarme el trabajo, pero es patraña no vienen a hurtar al trabajo por el hecho de que los trabajos que hacen absolutamente nadie los desea llevar a cabo. Es un alegato falaz.

-C: Ha empeorado todo bastante y se sintetiza en 2 cuestiones. Primeramente, en dado que en nuestras instituciones estén partidos que defiendan el alegato del odio. Los derechos humanos deben ser el límite en cualquier aspecto y que este alegato haya calado en la calle y que logre ser políticamente acertado decir que ser africano o de otro rincón acarrea el que uno logre ser deteriorado, vilipendiado y demonizado, me semeja horrible. El otro aspecto es la criminalización de los gobiernos a las organizaciones civiles que le sacan las vergüenzas, como ocurrió con Open Arms.

-Pasaron 30 años, ¿de qué manera ven la industria musical en este momento?

-A: Yo estoy como en esas películas en las que un astronauta sale al espacio y regresa y todo cambió mucho. La industria discográfica que yo conocí no guarda relación con lo de en este momento, ni la manera de publicitar un disco, ni las transmisoras de radio son lo que eran. Antes las transmisoras gozaban fabricando éxitos. Lo mucho más emocionante para ellas era la maqueta del conjunto recién salida del local de ensayo. No había comunidades pero la multitud compartía y se transmitía todo cuanto hallaba. En este preciso momento nosotros nos encontramos abocados a vivir, lamentablemente, de la melancolia, lo deseamos o no, pero las compañías te valoran por las escuchas en Spotify en YouTube o por cuántos seguidores tienes en las comunidades. Yo cada vez estoy mucho más en oposición a las comunidades, Cristina es todo lo opuesto. Me genera urticaria esa dependencia que hay con el usuario. Soy mucho más de la temporada de los 60, donde el artista se encontraba entre lo mítico y lo inalcanzable. En este momento es cerca del vecino o el compañero de piso. Pasa asimismo con el vestuario. Hay una moda de salir recién levantado a lo Estopa, Medicamento de Palo y La Oreja de Van Gogh. Yo soy mucho más del glam, de vestirse y maquillarse para ser alguien distinto.

-C: Como ves lo mejor es que nos compenetramos completamente pues las diferencias hacen que los 2 sumemos. Alberto es mucho más ermitaño, de encerrarse para hacer, me agrada socializar, estar en contacto con todo el planeta y todo suma.

Comprar Leggins
banner-abk